Sin las herramientas adecuadas, un trabajo en el amortiguador tomará más tiempo del necesario y puede ser peligroso.

Para trabajar con los amortiguadores, es necesario un surtido normal de herramientas manuales como llaves abiertas, de caja y de boca, pinzas, destornilladores y  martillo. Las extensiones y la unión universal ayudan mucho en estos casos. Asegúrese de tener llaves métricas y en pulgadas a la mano. Dos cosas que ahorran mucho tiempo son las barretas y las llaves con matraca, de diversos tamaños. También, cada vez se utilizan más tornillos Torx  para el bastidor.

Además de las herramientas de mano normales, es necesario algún tipo de expansor para quitar las tuercas del cuerpo en los amortiguadores reparables. A veces se puede emplear una llave de tubos (Stillson).

Para el cambio de amortiguadores y de cartucho se necesita un compresor de resortes.

Nunca se debe emplear las herramientas de fabricación casera para comprimir resortes (varilla roscada, cadenas, alambres u otros métodos). El resorte está bajo comprensión muy fuerte y puede volar causando lesiones a personas y al equipo. Utilice sólo un compresor de resortes de buena calidad, como los que se describen más adelante.

Los compresores económicos, o manuales, de resortes, son los menos caros, pero requieren de más tiempo empleo; tienen ganchos en ángulo que sujetan a los resortes y se deben comprimir con una llave.

Para quienes sólo a veces dan servicio amortiguadores quizás sea la compra más aconsejable.

Otros compresores manuales de resortes (de quijadas) son de manejo más rápido, proporcionan mayor seguridad y se pueden emplear en el vehículo o fuera de él; quizá no sean tan económicos para el que hace todo por sí mismo pero es posible rentarlos en almacenes de refacciones automotrices para uso ocasional.

Para grandes volúmenes de trabajo, los compresores con motor hidráulico o neumáticos son mejores. Los compresores neumáticos de resortes se adecuen a todo tipo de amortiguador (por medio de adaptadores), son de peso liviano y se pueden emplear en el vehículo o fuera de él.

Probablemente las unidades más seguras son las montadas en banco y con movimiento hidráulico, pero también son las más caras y se requiere sacar el amortiguador del vehículo, lo cual significa separar los tubos de frenos y otras conexiones, lo que toma más tiempo. También hay juegos universales se ajustan a todos los amortiguadores, tanto de tipo manual como neumático.

Sin importar qué tipo de compresor de resorte se emplee, los vehículos GM A ,J y X de tracción delantera, al igual que los vehículos Omni, Horizon y K de Chrysler Corp. requieren el uso de un compresor especial de resortes con placas autonivelantes para sujetar los asientos de los amortiguadores cuando se comprime el resorte.

De igual modo, las unidades portátiles neumáticas tienen conjuntos de zapatas extra anchas, adecuadas para estos vehículos. Las zapatas también están recubiertas con resina epóxica para evitar que se rayen los resortes cubiertos en estos modelos.

Los vehículos A, J y X de GM también emplean una herramienta auxiliar para el ajuste de la inclinación (camber), con la cual sólo se necesita una persona para efectuar el trabajo.

Para los vehículos J de GM se necesita un cortador de tubo para separar del amortiguador la parte superior soldada de la cubierta del amortiguador y cambiar el cartucho.

Siempre tomando todas precauciones necesarias.